18.6.14

Un poco de historia: Los huevos Fabergé

Los huevos Fabergé, como se los conoce mundialmente, son piezas de orfebrería creadas por el joyero Peter Carl Fabergé, para los zares de Rusia, con ocasión de las Pascuas.

La casa Fabergé cimentó su fama durante los reinados del Zar Alejandro III (1881-1894) y su sucesor Nicolás II (1894-1917) mediante la creación de objetos extraordinarios realizados especialmente para sus patrones imperiales.


Fuente

Las piezas acuñadas por el maestro ruso, no sólo se caracterizan por la ingenuidad de sus diseños y la finísima calidad de su manufactura, sino también por lo ingenioso de la combinación de los distintos materiales para lograr texturas, mezclas y efectos inimaginables: dorados en diversas tonalidades, esmaltados brillantes, plata en sus más disímiles formas y piedras preciosas y semipreciosas, forman parte de la extensa gama de ingredientes en la fórmula de sus obras. 


Fuente

Fabergé mantenía su fabricación en el más estricto secreto, ocultando los detalles incluso a sus patrones, para hacer mas deseable y apreciable su sorpresa, dándole la connotación de objetos encantados, los cuales una vez abiertos por su destinatario, podían contener algo relacionado a sus afectos:  un palacio del tamaño de un dedal, pequeños portarretratos, carrozas o minúsculos trenes.


Fuente

Y su magia surtió efecto, ya que esas pequeñas maravillas fueron las predilectas de las emperatrices Mariya y Alexandra, a quienes el maestro orfebre obsequio sus formidables presentes entre 1885 y 1916.




Fuente

Pero casi tres décadas de esperados regalos de Pascua se vieron interrumpidos (así como el propio quehacer de Fabergé en San Petersburgo) con el derrocamiento del zar.
Y no fue sino hasta después de la muerte de Fabergé en 1920, que los primorosos objetos captaron la atención de los coleccionistas.
A partir de 1987, con los inicios de la crisis del poder soviético, comenzaron a verse con mayor frecuencia en museos y casas subastadoras.
Se cree que el taller del joyero ruso fabricó al menos 50 huevos de Pascua para los zares, pero en la actualidad se cuentan 40 –de un valor estimado entre 3 y 5 millones de dólares por pieza -, dispersos por el mundo en museos y coleccionistas privados.


Fuente

Afortunadamente podemos entonces todavía disfrutar de algunas de esas piezas y rendirle nuestra admiración a Fabergé, que, como buen artista, supo concentrar el universo en cada una de las piezas que creo.
Y podemos, mediante el uso de técnicas que ya les iré mostrando, recrear de alguna forma estas maravillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...